Diferencias entre uso y abuso de la marihuana

Diferencias entre uso y abuso de la marihuana
0votar
1 2 3 4 5
Gracias por votar este artículo

Diferencias entre uso y abuso de la marihuana

¿Hacemos un uso adecuado de la marihuana? ¿Qué determina que el uso sea adecuado o no? El cannabis no es una sustancia inocua, tiene repercusiones sobre nuestro organismo que, dependiendo de las circunstancias, pueden ser positivas o negativas. La cantidad, la frecuencia y el tipo de uso que hagamos de esta planta serán factores claves que condicionarán cómo nos afecta y en qué nos repercute. En este capítulo de la Guía de Reducción de Riesgos Dinafem, analizaremos qué parámetros definen cuándo el uso es moderado y cuándo es abusivo.

 

abuso

En las últimas décadas y como consecuencia directa de la situación de ilegalidad de la marihuana, hemos asistido a una encarnizada batalla entre los defensores y los detractores de esta planta. Información sesgada por ambas partes que o bien demoniza esta sustancia o bien defiende que es inocua y que solamente aporta beneficios. Ha llegado el momento de entender que el cannabis es una sustancia que interactúa con nuestro cuerpo y mente y, que esta interacción tiene consecuencias. Se trata de conocer a fondo dichas repercusiones y entenderlas, algo que solamente será posible a través de información contrastada y basada en hechos demostrables.

Delimitando el consumo de cannabis...

La delgada línea que separa el uso y el abuso del cannabis es difícil de establecer, puesto que para analizar los problemas relacionados con el uso de cualquier droga hay que tener en cuenta varios factores: contexto social y cultural, económico y político, la disponibilidad de la sustancia, la vía de administración, la frecuencia, el estilo de vida asociado y las condiciones físicas y mentales del individuo. ¿Dónde se sitúan los límites entre el uso y el abuso del cannabis? La respuesta es algo que cada individuo debe aprender a reconocer y evaluar, delimitar dónde termina el uso y empieza el abuso del cannabis puede ser el primer paso para cambiar algunas dinámicas y construir hábitos de consumo responsable.

El tipo de uso, la frecuencia y la cantidad, son factores especialmente importantes en el caso del cannabis, ya que múltiples estudios han demostrado las repercusiones sobre nuestro organismo varían radicalmente cuando se hace un uso ocasional a cuando se consume de forma crónica. Esto se debe al efecto bimodal de los cannabinoides, que a diferentes dosis pueden producir efectos totalmente contrarios.

¿Qué es el uso de la marihuana?

Se considera uso cuando el estilo de consumo no comporta prácticamente consecuencias negativas ni para el individuo ni para la sociedad. Generalmente se trata de consumos moderados, ocasionales y seguros que cubren los deseos del consumidor. Sin embargo, como hemos comentado anteriormente, resulta difícil establecer unos parámetros en cuanto a la frecuencia y la cantidad, ya que es un concepto muy relativo que depende de las condiciones y las circunstancias de cada uno.

¿Qué es el abuso de la marihuana?

Por definición, el abuso de una sustancia se describe como la auto-administración de una droga que se desvía del uso aceptado social o medicinalmente y que, prolongado en el tiempo, puede devenir en dependencia física o psicológica. Para completar un poco esta definición, es importante añadir que se puede considerar como abusivo el consumo de cannabis excesivo (ya sea en cantidad o en frecuencia) que comporte consecuencias negativas, ya sea para el individuo o para su entorno.

Dentro del consumo abusivo del cannabis se establecen diferentes patrones:

1-Abuso relacionado con la cantidad y/o la frecuencia

Se relaciona con patrones de uso compulsivo del cannabis, es decir, un uso regular que se prolonga en el tiempo y que suele estar caracterizado por la frecuencia y una elevada cantidad de consumo de la sustancia. En la mayoría de casos, este uso compulsivo se caracteriza por:

-Uso del cannabis de forma desmedida, incluso en situaciones en las que la lógica aconsejaría no hacerlo: problemas respiratorios, contextos legales adversos, etc.

-La sustancia se convierte en una necesidad, deja de ser una herramienta más para convertirse en una necesidad física o psicológica que condiciona al individuo, su comportamiento y su personalidad, llegando, incluso a influir o determinar conductas sociales. Ej: “no puedo ir de vacaciones a un país donde no puedo consumir cannabis.”

2-Abuso en relación a las consecuencias negativas que produce el consumo de cannabis

Este tipo de consumo, es abusivo porque omite las repercusiones dañinas que provoca, el individuo prefiere ignorar los daños que le causa a él o a su entorno y continuar con los mismos hábitos de consumo. Dependiendo de cuál sea la problemática, podríamos dividirlo en tres perfiles:

Grupos de alto riesgo- Hay personas tienen mayor riesgo de sufrir consecuencias negativas derivadas del consumo de cannabis.

Embarazadas: a pesar de que es necesario más investigación sobre este tema, varios estudios señalan que el consumo de cannabis durante el embarazo y la lactancia podría tener consecuencias negativas sobre el feto.

Adolescentes: varios estudios indican que el consumo abusivo de cannabis en una edad temprana puede repercutir negativamente en el proceso evolutivo del individuo a nivel psicológico, así como incrementar el riesgo a desarrollar dependencia a la sustancia . El uso abusivo del cannabis durante la adolescencia se ha asociado también a anormalidades de carácter neurocognitivo y a una mayor vulnerabilidad al impacto del uso crónico de la sustancia que en los adultos. Un estudio realizado a adolescentes que habían abusado durante un periodo prolongado del cannabis, revelaron que estos usuarios padecían deficiencias en el aprendizaje y la memoria, incluso hasta seis semanas después de cesar el consumo, lo que sugiere efectos persistentes; sin embargo, este estudio también plantea la posibilidad de que las anomalías puedan remitir con una mayor duración de la abstinencia .

  • Personas que sufren enfermedades mentales: múltiples estudios señalan que el cannabis podría exacerbar los síntomas de psicosis y otras enfermedades mentales en personas que ya las padecen. En cuanto a las personas que tienen predisposición genética a sufrir enfermedades mentales, se han realizado varios estudios que indican que el consumo abusivo de marihuana podría contribuir, entre otros factores, al desarrollo posterior de dichas enfermedades, especialmente si el consumo se inicia en edades tempranas .
  • Personas con problemas en el aparato respiratorio: pese a que hay estudios que señalan que el consumo de marihuana a través de la combustión podría no tener consecuencias negativas para los pulmones, todavía falta mucha investigación en este campo y lo que sí está probado es que el tabaco (que normalmente se mezcla con la marihuana) tiene gravísimas repercusiones para la salud.
  • Personas con enfermedades del corazón: el cannabis eleva la frecuencia cardíaca de manera casi inmediata y con una duración de hasta tres horas después de su consumo. Estudios científicos indican que este efecto podría poner en riesgo a personas que ya sufren alguna enfermedad cardíaca como hipertensión, enfermedades cardiovasculares, o enfermedades coronarias. Al parecer, el sistema nervioso central media las respuestas cardiovasculares derivadas del consumo de THC y hallazgos recientes señalan que el sistema de receptores cannabinoides del sistema endocannabinoide también participa en la regulación de la respuesta cardiovascular . Es por ello que aquellas personas que sufran algún tipo de enfermedad coronaria deberían tener en cuenta los riesgos del uso del cannabis en este sentido.

-Situación personal- existen factores personales que hacen que exista un mayor riesgo a sufrir las consecuencias negativas del cannabis. A pesar de que se considera que el nivel de dependencia que puede generar el cannabis es leve comparado con la q producen otras drogas, más allá de la sustancia y sus características hay que tener en cuenta la vulnerabilidad personal del usuario frente a la misma.

  • Personas con tendencia a la depresión: algunos estudios señalan que el cannabis puede aumentar el riesgo a sufrir depresión en aquellas personas que tienen vulnerabilidad genética, es decir, son propensas a la depresión endógena (aquella que no está propiciada por factores ambientales o conductuales), en especial durante la adolescencia .
  • Personas con tendencia a dinámicas sociales negativas: el uso crónico y abusivo del cannabis, lejos de provocar una actitud desinhibida, puede contribuir justamente a hacer que el individuo adopte una actitud de aislamiento e inhibición. En especial en aquellas personas que con problemas de baja autoestima, falta de autonomía, problemas para comunicarse, poco autocontrol, personalidad evitativa o problemas en la resolución de conflictos.
  • El cannabis como potenciador de conductas sociales negativas: según la personalidad de cada uno el cannabis puede potenciar unos rasgos u otros. En algunas personas, el consumo abusivo de cannabis puede ser desencadenante de trastornos de la conducta como fracaso escolar, irritabilidad, dejadez y descuido del cuidado personal.

Como hemos comentado antes, la delgada línea que separa el uso del abuso es difícil de dibujar, sin embargo reflexionar sobre el consumo de cannabis que hacemos, la frecuencia, la cantidad, y sobretodo, el porqué de ese consumo, puede ayudarnos a discernir si nos estamos exponiendo a riesgos para la salud y en qué medida. La reflexión es el primer paso hacia la reducción de riesgos y el consumo responsable.

 

Stoelting RK, Dierdorf SF. Psychiatric illness and substance abuse. In: Stoelting RK, Dierdorf SF, editors. Anesthesia and Co-Existing Disease. New York: Churchill-Livingstone, 1993:517-38

Efectos del cannabis sobre la salud mental en jóvenes Consumidores. L. Gutiérrez-Rojas, J. De Irala, M.A. Martínez-González, Equipo de Salud Mental de distrito. Complejo Hospitalario de Jaén. Servicio Andaluz de Salud. Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública. Facultad de Medicina. Universidad de Navarra

Schweinsburg, A.D.; Brown, S.A. y Tapert, S.F. The influence of marijuana use on neurocognitive functioning in adolescents. Curr Drug Abuse Rev 1(1):9 9 –111, 2 0 0 8

Br J Psychiatry. 2004 Feb;184:110-7. Causal association between cannabis and psychosis: examination of the evidence. Arseneault L1, Cannon M, Witton J, Murray RM.

Cardiovascular Consequences of Marijuana Use Stephen Sidney MD. First published: November 2002Full publication history DOI: 10.1002/j.1552-4604.2002.tb06005.x

Roy Otten & Rutger Engels, Testing Bidirectional Effects between Cannabis Use and Depressive Symptoms: Moderation by the Serotonin Transporter Gene. Addiction Biology 04102011.

Fuente : Dinafen

Comentarios

There is no comment

Deja un comentario

Escriba su nombre
Llene su nombre
Llene su dirección de correo electrónico, nunca público su correo electrónico.
Llene su página web
Escriba su comentario
Introduce el código captcha arriba